El auge de los instagrammers y la moda urbana

Cada vez hay más y más instagrammers. Hablamos de una profesión que se conoce hoy en día como “influencers”. Son personas que motivan a otras a hacer lo mismo y que por tanto, cada vez son más las marcas que apuestan por ellos para hacer publicidad de sus productos. ¿Cualquiera puede serlo? Sí, pero tienes que conseguir inspirar y sobre todo, que otros adoren lo que haces.

Hablamos de una revolución, sobre todo, en el mundo de la moda. Por lo general, son chicos y de chicas que van a la moda y que comparten fotografías continuamente. En ellas, podemos ver que siguen las últimas tendencias y que inspiran a otros usuarios.

Los instagrammers son los auténticos iconos de la moda hoy en día, cada vez más marcas apuestan por ellos

 

En el momento en el que estos instagrammers o influencers comparten una fotografía, son muchos los seguidores que quieren comprarse “esa camiseta”, “ese sombrero”... son personas que mueven mucho dentro de la moda. Porque muchos usuarios se sienten identificados con su estilo y por tanto, quieren comprarse las prendas que llevan y de alguna manera, hacen lo mismo que sus ídolos.

 

Los tiempos cambian y la publicidad evoluciona

 

Cada vez son más las marcas que apuestan por los influencers para anunciar sus productos. Porque estas personas que tienen miles o millones de seguidores que cada día siguen sus pasos y quieren todo lo que ellos se compran, podrían ser clientes potenciales de la marca. ¡Hablamos de ventas en forma masiva!

 

Esto lo que estamos viendo no solamente en marcas de ropa, sino también en otro tipo de productos de cuidado de la piel o tecnología. Y sigue extendiéndose.

 

Instagram es la red social de las fotos y de las imágenes, captar seguidores es importante

 

Las marcas también pueden conseguir aumentar sus ventas y su cartera de clientes por medio de la red social. ¿Cómo? Sorprendiendo a los usuarios con fotos impresionantes sobre los productos que ofrecen. Fotos que gusten tanto que los usuarios quieran comprarse los productos. ¡Por intentarlo no pierdes nada! Pero no cabe duda de que estamos ante una tendencia que ha venido para quedarse.

Deja un comentario